Noiseground festival Día 2 en Vorterix. 20 de agosto de 2016

Tras 14 días, y una espera que se hizo eterna, llegó la noche más ruidosa llevada a cabo en el teatro Vorterix. El día dos (En un principio día uno) era una bomba a punto de estallar para sumergirnos en mares de melodías y desiertos de distorsión. En nombre de Bateristas argentinos y Mondo sporco me hice presente y, a continuación, te cuento qué pasó.

 

PH: Santi sombra

El sol todavía seguía asomándose por el oeste cuando se dio la apertura de la mano de Montaña eléctrica. La gente no paraba de llegar. Pero, siendo realista, a las 17:30 me encontré con un teatro casi vacío.  Lo que repercutió en el sonido ya que el eco no dejaba apreciar con agudeza la original propuesta del quinteto; un Blues psicodélico con matices Jazzeros bien marcados por el protagonismo del saxo, hasta ritmos latinos interpretados a través de la percusión.

 

 

PH: Lita Pascual

Pasadas las 18:30, los encargados de sacudir nuestros tímpanos fueron los Gripe. El power trío que viene pisteando desde hace diez años se presentaba por segunda vez en el festival. Su Rock visceral de difícil etiqueta está plasmado en sus tres discos editados hasta el momento: Relatos relocos (2007), Salud (2010) y La revolución permanente (2014). Pero a no conformarse con escucharlos en formato CD, porque el vivo que proponen es bien potente y tiene una crudeza que de otra forma no podríamos apreciar.

 

PH: Lita Pascual

La tercera banda de la noche fue Persona. El cuarteto de Ingeniero Maschwitz, con más de diez años de trayectoria encima, tocó ante un Vorterix que se encontraba cada vez más lleno. Su rock progresivo instrumental, hasta el momento materializado en un solo disco, está cargado de melodías suaves y profundos viajes lisérgicos.

Una vez escuché a alguien decir que su música es “una purga para el cerebro”.  No sé si podría definirlo mejor.

 

PH: Lita Pascual

Llegó el momento del stoner más puro, llegó el momento de Sutrah. Por si hay algún despistado que no sabe quiénes son estos “jinetes del desierto”, hay que mencionar que el viaje a través tormentas de arena, con ellos, está asegurado. Con canciones que son verdaderas obras maestras de la música te van llevando y terminas tan sumergido en ella, que nunca te diste cuenta que se te pasaron diez minutos (Duración que, por ejemplo, alcanza la canción Sandoval, y que Mar del sud sobrepasa)

Destaco, por sobre todas las cosas, el sonido impecable de la batería. ¡Estoy enamorado del ataque de ese redoblante!

Ya en el cierre, Juan Marcos agradeció al público, los organizadores y a las bandas amigas/colegas, demostrando que en el ambiente de la música prima la hermandad.

PH: Lita Pascual

Audion tuvo la mala suerte de ser una de las bandas que se vio obligada a luchar contra los problemas de sonido. La joven banda compuesta por dos ex Natas, estamos hablando de Walter Broide y Gonzalo Villagra, dio una muestra de solidez impresionante. Una fusión impecable entre voces, bases poderosas, riffs y melodías que, más allá de evidenciar un irrebatible presente, nos muestran que lo que se viene, con disco incluido, promete y mucho. Lamentablemente, como antes mencionamos, los problemas con el sonido, más precisamente con la guitarra de Dizzy Espeche, no nos dejaron disfrutar del trío en todo su esplendor.

Eran las 20:50 cuando Banda de la muerte salió al escenario a patear cabezas durante la próxima media hora.

PH: Lita Pascual

Ejército de uno, Parte de mi historia y Dos huesos, entre otras canciones, conformaron su lista.

Particularmente los vi más enérgicos y sonrientes que de costumbre. Nunca los vi disfrutar tanto de un show como del de ésta noche. Tanto fue así que, más allá de la música, Xon sintió la necesidad de expresarse con un mensaje muy positivo.

“Esa que está ahí es mi hija” Señaló hacia la parte superior del teatro. “Todos los días trato de enseñarle que tiene que hacer lo que le gusta y que tiene que disfrutarlo. No importa lo que pase, no importa a donde te lleve. Esto es así. Uno tiene que vivir la vida y disfrutarla.”

Además de todo esto, también se dieron el gusto de homenajear a Pappo´s blues haciendo su versión de Abelardo el pollo.

 

PH: Lita Pascual

Llegó el momento de la banda cordobesa Sur oculto. El trío de Rock Progresivo de casi veinte años, conformado por batería, bajo y piano, da mucho de qué hablar. Ellos fueron los merecidos ganadores de la mejor ovación espontanea de la noche.

Virtuosos en sus instrumentos y tremendamente avasalladores y contundentes como banda.

Su presentación duró un poco más de 40 minutos. Tiempo suficiente para hacer un recorrido por sus tres discos y dejarnos boquiabiertos con tan tremendo arte.

Pero hay algo que quiero recriminarles, y es lo siguiente: uno está cabeceando como un campeón, siguiendo un ritmo, y de golpe estos muchachos te cambian drásticamente el tempo. ¡Te hacen quedar en ridículo!

Ya en el cierre, el bajista Sebastián Teves agradeció por el apoyo, y yo noté en el tono de su voz algo que siempre es merecedor de respeto: Humildad.

PH: Lita Pascual

Se abrieron los telones. En el escenario: Los Antiguos. Debajo: El público. ¿El agite? Estuvo tanto arriba como abajo. No me canso de decirlo: ver a Los antiguos en vivo impresiona. Más allá de que suenan ajustadísimos y con mucha fuerza, impactan porque salen siempre a comerse el escenario y la noche. ¡Y vaya que si lo logran!

Arrancaron con C.O.C, y siguieron con H.P.V y La peste del sapo.

PH: Lita Pascual

“Este es un show muy especial para nosotros. Es el segundo que hacemos en el año en capital. Bienvenidos”

Fueron las primeras palabras del Pato Larralde, que estuvo sufriendo problemas con su micrófono.

“Es muy importante que la convocatoria sea siempre el acto a comentar. Es lo más importante. Ustedes son la convocatoria y a nosotros nos dan muchísimas ganas de seguir cuando ustedes apoyan la movida”

Diría segundos más tarde. Y la verdad es que el agradecimiento es mutuo. Siempre es bien recibido cuando el que está arriba del escenario valora cada peso que la gente gasta para ir a verlos.

La lista siguió con Nervioso y ebrio, La gran campana, Los grises y La culpa al viento.

Por momentos pareciera que el resto de sus integrantes: Conforti (Guitarra), Iapalucci (Guitarra), Mow (Bajo) y Huija (Batería), especialmente los encargados de las cuerdas, están en su mundo, paseándose por el escenario. Pero nada más errado que eso: los 5 están en perfecta sintonía y logran una sinergia excepcional. Tanto es así que hasta uno llega a pensar que viven todos juntos en una sala de ensayo. ¡Unas bestias!

 

PH: Santi Sombra

El momento cumbre de la noche me lo guardo para el final. Pero puedo mencionar dos escenas que me quedaron grabadas en la retina. La primera se dio cuando el Pato se paró al borde del escenario y, al ver el constante agite de la gente, miró hacia su izquierda agarrándose la cabeza y mordiéndose en labio inferior. Un claro gesto de incredulidad y grato asombro que refleja lo maravilloso que fue este festival.

La segunda gran escena se dio cuando, cerca del cierre, Larralde se arrojó al público y se dio el gusto de surfear un rato.

PH: Santi Sombra

Anteriormente, en otra nota, yo había descrito algo como una “sensación”. Me tomé el atrevimiento de plantear una duda. Pero hoy, con más certezas que dudas, me corrijo: A Los Antiguos no se los va a ver, sino que se les va a rendir culto.

La lista fue completada con Senda de la luz fantasmal, Te lo vengo diciendo, El hombre que no se puede ir, Eslayer te va a matar, El inventor del mal, Hecho a mi medida y, a pedido de la gente, El sureño.

Ahora sí llegó la hora de hablar sobre la escena más hermosa, tal vez, de todo el festival. En el momento en el que todos creíamos estar ante el final de la noche, tuvimos la suerte de presenciar una postal por demás memorable. Los músicos de todas las bandas salieron abrazados al escenario portando enormes sonrisas. Una hermosa imagen que promete, que emociona, que nos da la pauta de que esto que está viviendo el Rock (o mejor dicho el Under) es algo más extraordinario de lo que algunos alcanzamos a percibir. Imagino que en unos diez años se va a estar hablando de este momento (que abarca una década, tal vez) de este punto de quiebre, como aquel que le abrió las puertas al under. Esas puertas que algunos capos de la industria todavía mantienen cerradas, a la espera de que la mágica señal del billete proyectada en el cielo les indique cuando destrabar.

No caben dudas de que tenemos que sentirnos orgullosos por estar bancando ésta movida. Porque sí. Porque lo que se está logrando nos pertenece a todos: músicos, productores, staff, organizadores, los que pagamos la entrada, cronistas, fotógrafos…  a todos.

Es entonces que, ahora y más que nunca, el lema de nuestro portal, ese que reza que Somos uno, cobra más sentido.

 

¡Gracias Lita Pascual y Santi sombra por su generosidad!

Dejá un comentario

1 Comentar Unite a la Conversación →


  1. Bandera De Niebla, Los Antiguos y Cadena Perpetua: Segunda Parte. | Bateros Argentinos

    […] otra, lamento decirte que acá no la vas a encontrar. Pero si tenes ganas te podes pasar por acá, acá y… por acá. En estas tres oportunidades sí escribí una crónica decente sobre estos […]

Los comentarios están cerrados.