Luthero Presentó Genocida de Almas en Club V, Con El Elefante Del Mar Negro Como Invitados

Llegué demasiado temprano a Club V, donde se llevaría a cabo una nueva edición del Club calavera, entonces me quedé sentado por ahí cerca y me puse a leer a Benedetti. Luego de varios minutos finalmente me acerco hasta la puerta, pero al parecer todavía no iban a abrir. Entonces busco distraerme con algo cuando veo en la puerta de Vader todos los calcos de bandas y cosas afines. Entre ellos habían de Lo turbio, Epochal, Petroleo y sangre, Poveglia, Pulque, Culto de anubis, Taenia, Colvero, Emeve y uno de Bateristas argentinos. Para sorpresa mía, el calco de Bateros era el único que tenía un pedazo arrancado. Al parecer a alguien no le caemos simpático. No me extrañaría que sea uno de los miembros de A.V.B (Agrupación de Vecinos de Bateristas) con los cuales siempre tenemos problemas. Pero también pudo haber sido un miembro de la agrupación C.A.R.E.T.A.S, esos mismos que abundan y que se camuflan entre la gente común.

En fin, dejando la bronca de lado, vamos a lo que realmente importa. Pero no me culpen a mí por esta introducción innecesaria, yo no tengo la culpa de que hayan demorado tanto en abrir. Ahora sí, por fin, parece que las puertas se abrieron y la gente comenzó a entrar muuuy lentamente.  Pero no conformes con esto, la primera banda de la noche empezó a tocar cuando apenas habían entrado unas diez personas aproximadamente. Un pequeño error en la organización que opacó un poco lo que debería haber sido una noche perfecta.

 

Una vez que estaba adentro me acomodé y me dispuse a disfrutar del show de El elefante del mar negro, una banda de Metal del sur de la provincia de Buenos aires, más precisamente de Quilmes, integrada por Ariel San (Bajo), Mariano Cortes (Guitarra y Voz), Julián Prato (Guitarra y Coros) y Fernando De Cristofaro (Batería), a quién hace unos días le hicimos una entrevista que podés chequear haciendo click acá.

La banda se caracteriza por ser una ametralladora de riffs potentes y por tener al frente una voz con una gran facilidad para jugar con los matices típicos del heavy clásico y los guturales del Metal más moderno. A simple oída, además de lo ya mencionado, podemos notar que el sonido es impecable, que los coros son precisos, que la base es bien sólida y que las composiciones son muy buenas. Todo esto deja más que en claro que El elefante del mar negro no pretende ser una banda más del montón y que aspiran a trascender en la escena. Y claro que están perfectamente encaminados.

La lista de temas estuvo conformada por ocho canciones: Sabatero, Por la humanidad, Sobrevivir, El elefante, Aprender, Luchador, Atar la realidad y Soy el perdón.

Acá podes escucharlos y comprobar si mis palabras son exageradas. Igualmente, la posta está en vivo.

 

El motivo principal de esta fecha es nada menos que la presentación de Genocida de almas. el primer LP de la banda de Metal Luthero. Anteriormente, en el 2014, habían editado su primer EP llamado Palabras Amargas, conformado por tres canciones, totalizando una duración de diez y ocho minutos.

La banda nacida en la ciudad de Buenos Aires en el año 2008, actualmente está conformada por: Damián Guzmán en Guitarra, Tato Sosa en la batería, Leo Prestofelipo al mando del bajo y Oliver Frank a cargo de la voz.

Su show comenzó a las 2:20 hs con 1938, la pieza de apenas un minuto de duración que también es la encargada de abrir el disco y ponerte a tono con el sonido de esas guitarras acústicas. Luego siguieron Human sacrifice, una canción muy cambiante que tiene una guitarra bien distorsionada dando machaques densos y una voz que va de un extremo al otro marcando intensidad y furia. Siguiendo el mismo orden que en el disco, tocaron Wrong idea y luego Cruda realidad, siendo esta última una verdadera patada en la nuca que sin embargo tiene sus momentos más melódicos. Luego de tocar 137, llegó el primer invitado de la noche para sumarse a la ejecución de Abandono. Otra vez los sonidos de las guitarras acústicas trajeron un poco de calma de a mano de 777, pero solo se trató de un breve respiro, ya que cuando comenzó Tribulación, tema que le dedicaron a la madre de Damián Guzman, todo volvió a explotar. En los siguientes tres temas, The shape, Venganza y No Ghost, tuvieron dos invitados más arriba del escenario.

“Este tema es bastante movido. Se llama Aliados Aclaró Oliver como si todo lo anterior hubiesen sido unas baladas cuadradas al estilo de Arjona. Luego el guitarrista señala a alguien del público y comenta algo. “El chabón se vino de bocha de kilómetros para escuchar este tema. Es el primer fan que tuvimos”. La anteúltima canción de la noche es una que pertenece a su EP y que además también le da el nombre al mismo. Se trata de Palabras amargas. El cierre estuvo cargo del tema que también cierra el disco agasajado: End.

“Gracias a todos los que vinieron. Nosotros somos Luthero, y nos costó mucho llegar hasta acá” Dijo Oiver despidiéndose de la gente que se había acercado hasta Club V para formar parte de una fecha tan importante para la banda. Tal vez la más importante hasta el momento, solo hasta el momento, porque por este camino se puede vislumbrar un futuro muy promisorio.

Si todavía no los escuchaste, acá podes hacerlo.

Dejá un comentario

Chuzzo

ver todos los posts

Chuzzo es un baterista y escritor aficionado procedente de Entre Ríos. Amante de la música, la literatura, el cine y los tatuajes. Cocinero de profesión y creador de contenidos en su blog Mondo Sporco.