Lunes o Sabbath 21-8-17: Padres del Yermo, Norep aviv y Delirium extremus.

Otro Lunes o Sabbath se llevaba a cabo en el mítico Club V y otra vez me hice presente a pedido de mi colega/amigo Matías Macrett, para cubrir la fecha en representación del portal web.

Para quién no lo sabe, Lunes o Sabbath es un festival de bandas gratuito que se organiza los lunes en el ya mencionado Club V. Como si ir  ver bandas gratis fuera poco, también hay dos por uno en birra hasta las 00 hs. ¡No hay excusas para no ir! Como tampoco había excusas para llegar tarde… Los que me conocen sabe que siempre soy muy puntual. Incluso a veces llego antes que los mismos músicos que abren la fecha. Esta vez fue la excepción. Llegué tarde y el festival arrancó puntual. Sin palabras.

Debido a esto me perdí a la primera banda Brishit bardo y, como no me gusta caretearla, no puedo escribir nada sobre ellas. Si, Ellas. Brishit bardo es un trío compuesto por tres mujeres. Queda la deuda con ellas. Espero poder verlas pronto.

Pero no solo me perdí la primera banda, sino que también me perdí parte de la segunda: Padres del Yermo, un cuarteto de stoner y space rock fundado en 2012.

Llegué en el momento en que el bajista y voz se dirigió al público con un pedido “¿Hay algún amigo que me convide con un trago?”. La respuesta fue inmediata y el vaso de cerveza llegó hasta sus manos. Pero para esto no hizo falta un amigo, gracias a que siempre hay alguien preocupado por la poca graduación alcohólica del prójimo.

Con canciones que van desde lo climático hasta el sonido más puro del stoner, la banda hizo danzar a unos pocos despojados de timidez que estaban entre el público, entre ellos, un joven envuelto en una bandera que no paró ni un minuto.

Padres del Yermo es:

Mauro Bianchi: Bajo y Voz.
Iván Santamaría: Guitarra.
Diego Farías: Batería y Coros.
Quequi González: Sintetizadores

En 2016 editaron su primer disco, que podés escuchar acá mismo.

Cuando Matías me preguntó si podía cubrir esta fecha, vi el evento y dije que sí. Pero no había prestado demasiada atención al nombre de la banda que venía a continuación. Norep aviv. Debe ser alguna frase en latín, pensé. “Dejar vivir” fue lo primero que se me ocurrió. Pero no. No hay latín ni ningún otro idioma, solo un juego de palabras. Para el que aún no se dio cuenta le pido que lo lea con atención.

Dejando de lado este tema, vamos a hablar de su show que empezó a las 20:20 hs. Comenzaron agradeciendole a la gente que vino desde La plata (De allá son ellos) a hacerles el aguante a la que era su primera presentación en Club V, pero no en capital.

Más allá de su muy buena propuesta, un stoner bizarro, por llamarlo de alguna manera, me sorprendió ver el aguante que tenían debajo del escenario. No solamente de los que hacían pogo, sino también de los que estaban filmando a cuatro cámaras. ¡Ojalá todos pudieran jugar así de visitantes!

Como mencioné antes, había mucho aguante por parte del público. Tanto que uno de ellos casi termina mordiendo el borde del escenario al estilo de la famosa escena de American history X.

Uno, como cronista (ponele) o, mejor dicho, como persona que escribe, siempre necesita material sobre el cual escribir, más allá de lo musical. En este caso, Norep aviv y su gente me dieron material de sobra.

Como datos de color debo mencionar, primero, que tres de sus cuatro integrantes tocan con un pañuelo tapando su rostro, dejando solo sus ojos al descubierto, y que además hicieron una versión pesada de la marcha peronista desatando el descontrol y hasta las risas en la gente.

Otro dato importante que tengo que mencionar es que entre sus filas hay una mujer detrás de los parches. La ya conocida por el portal, María Paz Miqueo. (Entrevista a ella  acá).

Ya en el final de una presentación más que destacable y bien al palo, tocaron un tema que cantó el bajista, quien llegado un momento dejó el bajo de lado para enfocar toda su rabia y su energía en el micrófono.

Sin dudas que la energía que transmiten desde el escenario se ve muy bien reflejada debajo del mismo.

Norep aviv es: (sic)

El Charles (666ta viola)
La Turbia (Tarros del mal)
El Rama (Defectos de sonido y gritos de guerra)
El Comandante (ruido y eruptos)

Acá podés escucharlos

 

Llegó el turno de Delirium extremus… Miro hacia el escenario y por un momento dudo… ¿El bajista es el mismo que hace un rato la estaba agitando como si se tratase del show despedida de Hermética? Daba la impresión de que no podía mantenerse de pie y ahora se cargó el bajo y se subió el escenario. De locos.

Acá quiero abrir un paréntesis para hablar un poco sobre lo que es hacer música. Yo, como oyente y espectador, nunca pretendo presenciar un solo de guitarra súper prodigioso y de 7 minutos, ni cortes de batería con 170 golpes por segundo, ni que el bajo suene como lo hacía sonar Cliff Burton. A mi dame una banda que toque como Delirium extremus y estoy más que conforme. Contundencia, fuerza, distorsión y energía.

La distorsión del bajo me sonaba familiar. En un momento me acerco para ver qué efecto tenía, y mis dudas se despejaron. ¡Big muff, papá! Me recordó a la época en la cual había empezado a tomar clases de bajo y me equipé con un Washburn de 5 cuerdas y ese mismo pedal. De más está decir que jamás lo hice sonar de la manera que lo hizo el Chino, que además era la voz del trío. La banda se completa con Rama, en guitarra, y Leito, batería.

Si querés escuchar Stoner crudo y con huevos, escuchá a Delirium extremus. Y si es en vivo, mejor. La banda de formó en el 2008 en Los Polvorines y cuenta con tres discos editados: Cof cof (2013), Caminos inciertos (2014) y Psicomarginal (2015).

Este último es el que elegí para que escuchen los que tengan ganas de conocerlos.

Atte: Mondo sporco

Dejá un comentario

1 Comentar Unite a la Conversación →


  1. Brishit Bardo Festejó Sus Seis Años, Junto A Hombre Humano Y Humus. | Bateros Argentinos

    […] nombraba como British bardo hasta hace dos meses) en una fecha en Club V (Cobertura de esa fecha Acá). Digo “Sin conocer” porque llegué tarde aquella noche y me perdí su presentación. La fecha […]

Los comentarios están cerrados.