Los Antiguos Se Presentó en el Roxy live junto a JB Larralde El proyecto.

Hace más o menos un mes que me venía guardando para lo que iba a acontecer el sábado 21 de Mayo pero sin embargo, debido a algún que otro improvisto, llegué sobre la hora al Roxy donde se anunciaba en el cartel la presencia de Los Antiguos.

 

La noche ruidosa comenzaba antes, a las 20:30, con el debut en los escenarios de la nueva y prometedora formación de JB Larralde El proyecto.

Cuando estaba pasando por la puerta de entrada escuché los primeros y poderosos golpes de platos y tambores de Matías Macrett haciendo simbiosis con las cuerdas de J.B Larralde y los bajos de Lucho. A los que luego se les sumaron los teclados de Nahuel Espiño y el violín de Matías Grande para mostrarnos a todos los presentes la potencia metalera con toques psicodélicos de su carta de presentación: El proyecto. Una canción cargada de cortes y riffs que te lleva de paseo y te invita a acompañar cabeceando y tocando una batería imaginaria. Sin dudas una composición y ejecución excepcionales que el público aplaudió y vitoreó fervientemente.

Durante la siguiente media hora se despacharon con cinco canciones más, todas instrumentales, todas con algo diferente para aportarte. Partiendo de una base metalera, pasando por sonidos más densos e influencias progresistas hasta llegar a una ejecución de jazz con un poco de distorsión.

Entre la gente se escuchaban gritos de aliento y algún que otro monosílabo que denotaba una grata sorpresa. Pero no es ninguna sorpresa si exploramos un poco el pasado de sus integrantes: Juntos sobrepasan el medio siglo de trayectoria.

Luego de las palabras de agradecimiento hacia la gente, el lugar y Los antiguos, J.B Larralde se preparó para el cierre. “¿Vamos?” preguntó a sus compañeros de banda. Y así comenzó Río abajo. Una canción de siete minutos que te mantiene inmerso en varios climas durante toda su duración y que te lleva de viaje explorando todas las emociones que la música bien lograda nos puede despertar.

Se engrasaron los primeros pistones poniendo en marcha el motor. Fue una presentación que la gente aplaudió y que va a recordar inflando el pecho por haber presenciado cuando este monstruo que se está gestando termine de aceitarse y salga a comerse la noche.

Se vienen Los antiguos. “Están enjaulados ahí atrás. En cualquier momento los sueltan” Había anticipado J.B.


Los telones seguían cerrados, pero se podía sentir que el momento se aproximaba. El resto de la gente comenzó a acercarse al escenario copando cada rincón del Roxy. Confirmando, por si quedaba alguna duda, lo que todos creíamos: Otra vez se habían agotado las entradas.

Y es que Los grises tienen una banca tremenda. Da la sensación de que a Los Antiguos no se los va a ver, sino que se le va a rendir culto.

Tienen esa mística que a algunas bandas les lleva quince, veinte años cosechar, o que otras ni siquiera logran porque para cosechar primero hay que sembrar. Y los liderados por el Pato Larralde no solo vienen sembrando, desde hace cuatro años, un metal muy visceral exento de cualquier etiqueta, sino que además tienen una fraternal cercanía con la gente haciéndote sentir, como ha dicho el Pato en más de una ocasión, que somos todos iguales, que los que estamos bajo el escenario también somos parte de Los Antiguos.

Los telones se abrieron y ahí estaban Larralde, ConfortiIapalucciMow Huija listos para dejar todo arriba del escenario haciendo lo que, sin lugar a dudas, aman.

La canción elegida como puntapié inicial fue La peste del sapo de su disco debut. Siguieron Nervioso y ebrio y La gran campana. Este último coreado por todos cada vez que el Pato apuntaba con el micrófono hacia la multitud.

“Tengan cuidado, porque ahí vienen, muchachos” Dijo el Pato anunciando el arribo de Los grises, uno de los temas más pogueros de la banda.

“No sé si decirlo” Amagó Larralde antes de que su gente lo convenza de expresarse libremente sobre un tema que es muy delicado en el presente del país.

“Estaba pensando en toda la mierda que vemos, todo el tiempo, todas las cosas que vivimos y todavía seguimos resistiendo. Creo que la revolución está en nosotros, tenemos que estar calmados y pensar todo lo que hacemos, dar lo mejor. Atrás de nosotros viene una generación que tenemos que salvar, así que loco vamos a aguantar eso”

Hermosas y maduras palabras las que nos regaló Larralde y por las cuales todos nos rompimos las manos aplaudiendo segundos antes de que Huija marque en el hi hat el inicio de La culpa al viento.

A continuación, el Pato presentó Senda de la luz fantasmal Una nueva canción que va a estar incluida en su próximo disco titulado Oro para las naves.

“El oro para nosotros, son ustedes, son lo más preciado que tenemos, el público que paga la entrada y viaja kilómetros, que nos banca. Ahora a nosotros nos toca estar en la nave, pero mañana estamos con ustedes caminando o en el bondi ¡Oro Para Las Naves!”

La lista siguió con H.P.VDios de los paganosEl hombre que no se puede irEslayer te va a matarEl sureño y El inventor del mal.

Entre medio de toda ésta brutal descarga sobre el escenario y también debajo el “Pato” preguntó quién los estaba viendo por primera vez. Levantaron la mano unas quince, tal vez veinte personas, a lo que Larralde en tono de chiste les pidió disculpas haciendo alusión a lo antes mencionado: la brutal descarga de energía que se vive en un recital de Los Antiguos. Y de la cual éste humilde servidor también fue víctima cuando los vio por primera vez (y aún no sabía quiénes eran) en una terrible fecha que compartieron junto a tremendas bandas en Uniclub.

El final de la noche había llegado. Luego de anunciar sus próximas fechas por el conurbano, Córdoba y La plata, se despacharon con su himno Hecho a mi medida.

Otra vez Los Antiguos nos demostraron para que están. Aquella banda que nacía como un supergrupo del under allá por el 2012 se ganó su propio lugar en la escena. Y no es para menos: la rompen cada vez que les toca subirse a un escenario. La gente les agradece por dejar todo haciendo lo que aman y espera, con ansias y con las expectativas muy altas, el lanzamiento de su tercer disco.

Y como si fuera poco también tuvimos la suerte de presenciar los primeros y enormes pasos de la nueva formación de JB Larralde El proyecto.

Dejá un comentario