Carroña Sharong y 21 Gramos De Fiesta y Siniestra Hasta Que El Sol Se Apague – Roxy Live-

Corría el año 2007 cuando un par de amigos del partido de Avellaneda deciden comenzar a hacer música, sin plantearse grandes objetivos a futuro. Años más tarde el proyecto fue adquiriendo seriedad hasta que en 2011 se consolida 21 Gramos en formato de cuarteto, con Nehuén Tronconi a cargo de la voz, Hernán Martínez en guitarra, Diego Benítez en la batería y Luca Landaburu en el bajo.

Carroña Sharong fue fundada en el 2011, de las cenizas de una banda llamada Charcos, por Gerardo Campero y Javier Fernández. Más tarde se sumaría Migue Cuccurullo (Entrevista a el acá) en la batería para darle vida a este trío Grunge. El 2012 los encontró buscando su lugar en la escena under. Para ello decidieron llevar a cabo su propio festival llamado The la concha de la lora fest.

 



Llevo ya dos años viviendo en Buenos aires, pero todavía no encuentro mi nicho, mi lugar. Me reparto entre Makena, Niceto, El Roxy y el festival Centenario Metallico, y, más allá de conocer muchas bandas, solo un pequeño porcentaje queda resonando en mi cabeza. Las redes sociales que todavía no sé aprovechar al máximo, tampoco me dicen nada, hasta que encuentro un grupo de Facebook que reúne gente aficionada por uno de los sonidos predominante en los años noventa. Allí se anuncia una fecha Grunge en un local ubicado en calle Sarmiento. Tenía que ir.

Llegó el momento. Ni bien terminé de trabajar, casi a la media noche, me tomé el 39 hacia microcentro.

Llego hasta el lugar. Es una galería. Bajo las escaleras y me encuentro con unas 30 personas aproximadamente. Comienza a tocar una de las bandas con el sonido que estaba buscando. El lugar, las bandas, el ambiente, la gente… todo es muy under, me encanta: llegué solo y me fui con un gran puñado de amigos.

Esto podría haber escrito luego de aquella noche de febrero del 2012, en la que tocaron dos jóvenes bandas: 21 Gramos y Carroña sharong. Hoy, seis años después, los vuelvo a ver juntos, presentando sus discos en un Roxy repleto de gente, mucho más desenvueltos y mucho más profesionales en sus instrumentos. Son dos verdaderas bandas a las cuales el mote de Under, les va quedando chico, más allá de que es un orgullo ser y sentirse Under. Hoy Carroña Sharong y 21 gramos son dos bandas emergentes. Y bien merecido que lo tienen. Ahora es que me doy cuenta del verdadero valor que tuvo haberme arriesgado, aquel 2012, a ir a aquella fecha sin conocer a nadie.

Los años pasaron y ambas bandas sufrieron el alejamiento de sus guitarristas. Pero, la llegada de nuevos integrantes, aunque tediosa en su búsqueda, siempre trae consigo grandes motivaciones cuando finalmente se concretan. Es así que Pablo Díaz Ogni se sumó a las filas de Carroña Sharong, en tanto que Juan Torres hizo lo propio con 21 Gramos.

En el 2013 Carroña Sharong editó su primer EP llamado Nada. Este disco cuenta con 5 canciones que están, tanto individualmente como de forma unificada, conectados con su primer larga duración, que vendría al mundo tres años después.

En cuanto a 21 Gramos, en el 2015 editaron su primer disco titulado Universos Paralelos, una gran obra compuesta por siete canciones pertenecientes a distintas etapas de la banda.

Finalmente, llegamos hasta el momento en que tenemos que mencionar el porqué de esta introducción: La presentación de sus discos, Hasta que el sol se apague y Fiesta y Siniestra, Fiesta y Siniestra y Hasta que el sol se apague.

Llegamos y vimos un Roxy desbordado de gente. Lo que reafirma ese refrán que dice que “Uno cosecha lo que siembra”

Mientras estamos esperando que abran puertas, se me acerca un hermano Chainer y me dice “Mirá loco” Se sube la manga de su remera y me muestra su tatuaje de Alice in chains, el mismo que tengo yo, pero a color. Y claro ¿Dónde podría haberme cruzado a un fan de Alice, sino es en esta fecha?

Los minutos pasaban y nos iban cargando de ansiedad. Cerca de la apertura recibimos nuestras pulseras y, sin dejar pasar ni un minuto más, entramos y ahí estaban los Carroña probando sonido.

Cherry Boom, PH del portal, quién nunca había visto a Carroña sharong en vivo, me confesó, con sus propias palabras, que se le movieron varias fibras sensibles cuando escuchó un fragmento de Muéstrame las garras, casualmente mi canción favorita del trío. Pero esto era solo la prueba de sonido. El comienzo de esta memorable fecha se dio a las 00:20 hs. La gente que iba colmando el lugar, ni bien entraba, era recibida con la intro épica (Pretérito) que abre el disco. Esa que tiene un mantra similar al que genera Alice in chains con algunas canciones.

“Seguramente en este año, y después de esta fecha tan importante, más puertas comiencen a abrirse para este trío de Grunge/Rock alternativo que tiene mucho para expresar”

Esto había escrito el año pasado, cuando cubrí una fecha de Carroña sharong, junto a Le temps. Y claro que así está sucediendo: las puertas se están abriendo. Y de paso remarco esa parte que dice “…este trío que tiene mucho para expresar” Y es que ese es el motivo por el cual esta banda aumenta las endorfinas en mi cuerpo. Lo que expresan es natural y vienen desde adentro. Y cuando se trata de arte, esto es “El todo”.

En cuanto a la lista de temas no hubo sorpresas ya que estuvo conformada por las diez canciones del disco. Las sorpresas estuvieron en forma de invitados: Lucas Castro y Javier Castagnino se hicieron cargo de la segunda guitarra, en tanto que Vanes Noelia, de Le temps, se hizo cargo del bajo, liberando a Gera de las cinco cuerdas, para interpretar Muéstrame las garras, tema que cerró su presentación.

Entre abrazos, agradecimientos y demás muestras de cariño y respeto, la fiesta de Carroña Sharong, al menos la que se vivió arriba del escenario, llegó a su fin. Los telones se cerraron y la música del Roxy sonó nuevamente en los parlantes.



Al cabo de unos pocos minutos, todo parecía estar a punto para el turno de 21 Gramos. Los telones se abrieron nuevamente, y detrás de una gran cortina de humo estaban ellos, a quienes no veo en vivo desde el 2014/2015, antes que editen su primer disco.

Sé que las comparaciones, halagos o no, casi siempre son odiosas y hasta tendenciosas. Por eso dudé si decirlo o no. Al final me decidí por hacerlo: cuando vi semejante despliegue se me calló la mandíbula de la sorpresa. Conozco a 21 Gramos desde hace seis años, pero es evidente que en el medio me perdí de algo, porque no esperaba esto. Sí un sonido más pulido y también esa demostración de libertad que te da tocar durante tantos años, pero no a este nivel. No es joda, desde Los antiguos que no veía semejante despliegue de una banda arriba del escenario. Listo, lo dije.

Fiesta y siniestra se llama su segundo disco. Talvez para quien no los conoce hace falta explicar el porqué de este nombre, pero es mejor pedirles que los vayan a ver en vivo:  ellos mismos le van a despejar las dudas con una patada artística aplicada directamente en los oídos, los ojos y en la nuca.

Como si dicha fiesta arriba del escenario fuera poco, tengo que mencionar que la diversión también se trasladó debajo del mismo: la gente bailaba, pogueaba, coreaba las letras y agitaba la cabeza. La euforia fue tal, que hasta un miembro del público terminó bailando arriba del escenario junto a la banda.

Cuando terminó su presentación me pasé por el camarín y le trasladé mi sorpresa a Nehuén. “Y… estuvimos trabajando” Me respondió el. No hay fórmula mágica señoras y señores, solo trabajar duro y dedicarle la vida a lo que uno ama. Estos muchachos pusieron mucha energía, plata y tiempo en su banda, y hoy tienen (tenemos) este resultado. Y digo “Tenemos”, porque el arte es de todos. Ellos son los creadores, los difusores, los transmisores, pero una vez que entra en nuestros oídos y nos mueve algo en nuestro interior, nos pertenece.

Volviendo a su show, puedo decir que tocaron el disco completo, pero de atrás para adelante. Homenajearon a Joe Barbetti, un gran referente del hardcore punk nacional, quién físicamente dejó de existir hacia finales de Marzo. Y tuvieron de invitado a Lucas Kapovic, de Cobra Sarli, quién sumó sus gritos agudos en la espectacular interpretación de Pájaro siamés.

Si te quedaste con ganas de más, más abajo te dejamos con las postales de la noche. Y si eso no te alcanza, tenés que ir a ver a estas bandas en vivo: nadie mejor que ellos para mostrarte de qué están hechos y hacia donde van con su arte.

 

 

Podría seguir contando detalles de la locura que se vivió la noche del 12 de Mayo en el Roxy. Podría decirles como siguió la fiesta cuando los telones se cerraron, pero creo que ya eh cumplido mi misión aquí. 

Las dos bandas se unieron para que la fiesta sea una sola. En honor a ello, la crónica y las fotos también lo son.

Cherry Boom también cumplió su misión en esta travesía. Acá abajo podes apreciar sus postales.

Crónica: Chuzzo para Bateros argentinos y Mondo sporco

Fotos: Cherry Boom para Bateros argentinos y Mondo sporco

 

Dejá un comentario