10 Preguntas: Pablo “Huija” Andrés (Los Antiguos)

Tarda en llegar, pero al final hay recompensa ;)…. Tardamos un poquito más esta vez para traerles una entrevista al Huija, el encargado de romper todo en los Antiguos (principalmente). ¡Pero no va a volver a pasar! Inicios, proyectos y algunas observaciones sobre el batero ideal, como siempre en nuestras 10 Preguntas.


pablo-huija-10p-bateros-argentinos

Pablo "Huija" Andrés
Banda: Los Antiguos
Set Actual: Tama Rockstar Pro japonesa de principios de los 90s de 8 cuerpos. 
Muy noble y robusta con medidas power. 
Set Soñado: Sonor Designer de mediados de los 90's. Misma cantidad de cuerpos 
y medidas que espero poder comprarme en un futuro no muy lejano 
Sitio Web: Facebook

¿De dónde saliste?
Nacido y criado en el partido de Vicente López. A través del tiempo fui cambiando de barrio, pero nunca de partido.

¿Cómo te relacionaste a la batería?
Fue algo que casi ni recuerdo. Desde que tengo memoria le abollaba las cacerolas a mi vieja o agujereaba el tapizado de los sillones con agujas de tejer, cucharas de madera o cualquier cosa que se asemejara a un par de palos. Flasheaba mucho con Roger Taylor de Queen o con Peter Criss en los programas de videos de aquella época (que eran poquísimos). Y siempre me pasaba que me quedaba hipnotizado cuando veía una batería. La música siempre estuvo conmigo. Hice pelota el Winco de tanto poner discos desde los tres años y tuve la suerte de que en mi casa siempre hubiera buenos discos y cassettes.

¿Qué te acordás de tu primer set de batería?
Mi primer set de batería fue un rejunte que consistía en bombo, redoblante y tom flotante de tensión simple marca REX, y una chancha de fibra rarísima marca Tafenglong. Antes de eso era un bombo legüero con chapas para que suene a redo y bocha de tachos de helado de diferente kilaje que hacían de Toms. Tocaba todo con las manos.

¿Quiénes fueron tus maestros?
El primer maestro que tuve cuando finalmente encaré esto en serio, fue Luciano Patafio, un tipo muy copado, fanático del jazz, que me enseñó lo básico y me inculcó el amor y la importancia de los rudimentos de tambor. Después estudié dos años con Luis Sanchez (Q.E.P.D.) de Lethal y, finalmente, el que considero mi profesor más importante es Pablo La Porta con quien estudié como 7 años. Es el principal responsable de todo lo bueno que pueda estar haciendo hoy con la bata. Un tipo muy completo con interminables inquietudes y amor por la música. Todavía estoy procesando conocimientos que me pasó hace más de 14 años.

Nombranos tus héroes de la batería.
Roger Taylor, Ian Paice. Carl Palmer, John Bonham, Neil Peart, Lenny White, Stewart Copeland, Dave Weckl, Nicko McBrain, Hector “Pomo” Lorenzo, Rodolfo García, Oscar Moro, Gonzalo Farrugia, Pierre Moerlen, Christian Vander, Lars Ulrich, Phil Rudd, Ringo… y ahora le podés agregar como 50 más .

¿Cómo llegó ese “Pegale fuerte la c*ncha de tu madre” al set?
Lo de la leyendas en el tambor es medio un chiste entre Los Antiguos debido al volumen que usamos que medio terminó llamando la atención. Una joda para motivarme. Recuerdo que uno que a veces llenaba los parches de puteadas era Stewart Copeland y siempre me gustó eso que transmitía, como una manera de alimentar la furia positiva que requiere tocar música un poco más agresiva.

¿Qué marcó tu evolución hasta ser el baterista que sos hoy?
Fueron varias cosas, el hecho de ser tan resistido socialmente por aquellos tiempos siempre alimentó las ganas de tocar para ser parte de una expresión libre, la apertura mental a muchos géneros musicales y el hecho de haber pasado 10 años cantando en una banda y así entender que hay que tocar en función de la canción, dejar espacio y esperar el momento adecuado para meter las cosas más flasheras que todos soñamos cuando practicamos y estudiamos.

¿Características fundamentales del buen batero?
Apertura mental para escuchar toda la música que pueda y llenar los oidos de posible vocabulario percusivo y de esa manera encontrar recursos para ser creativo.
Criterio para aplicar esos recursos.
Capacidad de adaptación y de improvisación ante cualquier eventualidad musical o de equipamiento.
Horas de práctica.

¿Qué nos podés contar del proceso de grabación del último disco?
Madera Prohibida tuvo un proceso largo de composición en el que se probó gran parte del material en vivo, un par de meses de ensayo intensivo para pulir y dejar lo menos posible librado al azar y eso resultó en una grabación rapidísima que nos ahorró mucho tiempo y dinero a la hora de tener listo el disco para su edición.
Con Simple (nuestro primer disco) estábamos retratando el momento de inicio de la banda, es una instantánea de la química que se dio entre los 5 entonces el sonido no fue tan pensado. Con Madera Prohibida hubo más tiempo para conocernos, componer, buscar matices y conversar una idea de sonido que conjugara nuestras facetas predominantes que son el Metal y el Rock Pesado más clásico.

¿Proyectos del presente y futuro?
Mi proyecto es seguir a full con Los Antiguos y ver hasta donde se puede llegar musicalmente con la banda sin perder la identidad, tratando de hacer y de tocar al servicio de las buenas canciones. Creo que para la banda es un poco lo mismo. Con Birror es más libre, pero sería lindo componer cosas nuevas y seguir divirtiéndonos ante todo.
Eventualmente me gustaría encarar proyectos de rock progresivo o de música tipo Steely Dan, como para explorar facetas que queden afuera de Los Antiguos y de Birror.

 

Foto: Facebook Los Antiguos

Dejá un comentario